Páginas

¡POR UNA LUCHA COHESIONADA Y FRONTAL POR LA DEFENSA DE NUESTROS DERECHOS ADQUIRIDOS!

jueves, 4 de octubre de 2012

EL SUTEP ES UNO SOLO Y NADIE LO DIVIDE, DIVIDE EL QUE TRAICIONA





¡Unidad...unidad! Con René Ramírez y sus secuaces del CEN, para que sigan dirigiendo esta huelga "manejada" para luego traicionarlo y venderlo por bonos, a cambio de favores para seguir engordando su Derrama y tener participación en las evaluaciones de la Ley Antimagisterial (Ley de Reforma Magisterial).         

¡Unidad...unidad! Para que René Ramírez y su cúpula de mafiosos, sigan luchando por "su ley consensuada" y por la derogatoria de la Ley del Profesorado 24029 y su modificatoria 25212.

¡Unidad...unidad! Para que René Ramírez y sus parásitos del CEN vendan la estabilidad laboral de los maestros, a cambio de seguir manteniendo el control del Directorio de la Derrama Magisterial.

¡Unidad...unidad! Para que René Ramírez  y sus compinches, sigan viviendo felices con nuestros aportes mensuales a la Derrama Magisterial y cobrándoles a los maestros intereses usureros.

¡Unidad...unidad! Para que René Ramírez y sus camaradas de la mafia roja, sigan insultando a la inteligencia de los peruanos calificando a todos los maestros de provincias de terroristas, radicales y violentistas, etc.

¡Unidad...unidad! Para que René Ramírez y sus camaradas de su frente por la corrupción, el “MAS”, sigan repartiéndose sus "bonos de éxito", los cobros por comisiones, gastos por representación sindical, viáticos, becas etc, etc; esquilmados de los dineros aportados mensualmente a la Derrama Magisterial.

¡Unidad...unidad! Para que René Ramírez  y su pandilla de cuatro esquinas sigan haciendo turismo, viajando por todo el país y el extranjero, tal como consta en los registros de migraciones, con viáticos y bolsa de viaje incluido, todo ello con nuestros dineros aportados mensualmente a la Derrama Magisterial.

¡Unidad...unidad! Para que René Ramírez y su cúpula de mafiosos, sigan estudiando maestrías, doctorados, diplomados, capacitaciones, especializaciones; incluyendo sus hijos y nietos. Adivinen con qué, claro con los dineros de nuestros aportes mensuales a la Derrama Magisterial.

¡Unidad...unidad! Con René Ramírez y sus secuaces para que sigan administrando las cadenas de hoteles, bazares magisteriales, centros de recreación, programas de viviendas sólo para docentes de la mafia roja, que fueron construidos y financiados con nuestros aportes mensuales a la Derrama Magisterial.

¡Unidad...unidad! Con René Ramírez y sus mafiosos para que sigan enriqueciéndose: como en Tacna con Caridad Montes que hoy tiene colegios e institutos particulares; como en Arequipa con Hammer Villena que desapareció cerca de 100.000.00 mil soles de los dineros aportados por los docentes; como Jesús Catacora que de peón de chacra hoy es un próspero empresario; como el suegro de René Ramírez que funge de gerente de la Derrama en Tarapoto; como Nílver López, Luis Muñoz, Alberto Moreno (alias Hernán Gotardo) que, a costa de los aportes de los empobrecidos maestros, cobran mensualmente sus “BONOS DE ÉXITO”; etc. etc. ¿Y cómo lo hacen? Todo esto con nuestros dineros aportados mensualmente a la Derrama Magisterial.

¡Unidad...unidad! Con René Ramírez y sus seudo dirigentes, seleccionados a dedo a nivel nacional, departamental, provincial y distrital  que, también, cobran sus "bonos de éxito"  mensualmente entre 800 y 2000 soles mensuales; todo ello con nuestros dineros aportados mensualmente a la Derrama Magisterial.

¡Unidad…unidad! Sin traición, pues ha llegado la hora de promover la DESAFILIACIÓN MASIVA DE LA DERRAMA MAGISTERIAL, pues en el fondo los intereses leoninos que cobran, por prestarnos nuestro propio dinero, son altos como cualquier banco comercial; pues no podemos seguir aportando nuestro dinero, todos los meses, para seguir manteniendo a estos parásitos y seguir financiando a los que nos calumnian y traicionan nuestros intereses.


Fuente: Sute 17 / Publicado por herald.

No hay comentarios:

Vozme



MAESTRO NO INCORPORARSE A LA CPM, NO VENDAS TUS DERECHOS POR UN PLATO DE LENTEJAS